[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.21.1″ custom_margin=»|||» custom_padding=»0px|0px|0px|0px» z_index_tablet=»500″][et_pb_row make_fullwidth=»on» use_custom_gutter=»on» gutter_width=»1″ custom_padding=»0px|0px|0px|0px» make_equal=»on» bg_img_1=»https://shadyakarawiname.com/wp-content/uploads/2020/07/conoceme-01.jpg» _builder_version=»3.21.1″ z_index_tablet=»500″][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_image _builder_version=»3.21.1″ custom_padding=»||100%|» z_index_tablet=»500″][/et_pb_image][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_text _builder_version=»3.21.1″ custom_padding=»50px|50px|50px|50px» z_index_tablet=»500″]

FELICIDAD

Si tuviera que elegir una palabra para describirme, sin duda, sería esa. Mientras crecía, en mi linda Barranquilla, una ciudad costera al norte de Colombia, tenía claro que las risas, la espontaneidad y la alegría, serían características que me acompañarían a lo largo de la vida. Soy hija de un libanés musulmán y una católica colombiana, que se conocieron en un avión, cómo la epifanía clara de que cuándo el amor y el destino conspiran, todos los demás detalles encajan. Crecí romántica y soñadora, con la certeza firme de que los sueños se hacen realidad.

 

Ciudadana del mundo

Afortunada por crecer rodeada de una familia amorosa y grande. Además de tener el apoyo incondicional de mis padres y la complicidad de mi hermana y mi hermano, conté con el amor infinito de mis abuelos, de mis tíos y de mis más de 40 primos y de todos esos amigos maravillosos que he ido encontrándome en el camino. Nací con la bendición de pertenecer a dos mundos, el Árabe y el Latino, lo cual me regaló el privilegio de integrarlos como un todo, dentro de mí, y saber que para el amor, no existen las fronteras y que, en realidad, todos sonreímos en el mismo idioma.

“Mi sombra me asustaba y sentía que no tenía herramientas para enfrentarme a la realidad que estaba viviendo.”

Con todo esto viví, a lo largo de mi vida, momentos de profunda oscuridad. Sentía que había algo que me faltaba. Era muy nerviosa y los miedos no me dejaban dormir por las noches. En mi adolescencia, principalmente, me sentí incomprendida, brava y triste. No encajaba ya con los niños y, tampoco, con los adultos. Me vi en un limbo en donde el pesimismo se volvió mi más fiel aliado. Mi sombra me asustaba y sentía que no tenía herramientas para enfrentarme a la realidad que estaba viviendo. A medida que crecía, sentía que todo lo que ocurría a mi alrededor me afectaba y fomentaba, aún más, mis inseguridades.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.21.1″ background_color=»#bfaee3″ custom_margin=»|||» custom_padding=»0px|0px|0px|0px» z_index_tablet=»500″][et_pb_row make_fullwidth=»on» use_custom_gutter=»on» gutter_width=»1″ custom_padding=»0px|0px|0px|0px» make_equal=»on» bg_img_2=»https://shadyakarawiname.com/wp-content/uploads/2020/07/conoceme-02.jpg» _builder_version=»3.21.1″ z_index_tablet=»500″][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_text _builder_version=»3.21.1″ background_layout=»dark» custom_padding=»50px|50px|50px|50px» custom_padding_last_edited=»on|desktop» z_index_tablet=»500″]

LAS PALABRAS TIENEN PODER

Desde que tengo uso de razón, la escritura ha sido el medio por el cual expreso los sentires más profundos de mi alma. A mi lado siempre han permanecido innumerables libreticas, en las que he plasmado amores y desamores, tristezas y alegrías. Mi sueño siempre fue ser escritora. Poder moverle, a las personas, las fibras más profundas de sus corazones. Antes de serlo, decidí que debía ir a la universidad, por lo cual elegí dos áreas que me apasionan profundamente, como lo son la Psicología y el Periodismo. Luego de muchos años viviendo en Bogotá, esa mágica capital colombiana que se volvió mi casa, decidí que era el momento de emprender vuelo y sumergirme en la cotidianidad de países extranjeros, que tanto me atraían.

“Sabía bien que parte de mi alegría iba de la mano con el poder interactuar con hombres y mujeres, en apariencias distintos a mí, pero, en esencia, tan parecidos.”

Disfrutando de nuestros veranos anuales en el Karaoun, un pueblo maravilloso en el Líbano, siempre tuve la posibilidad de viajar y rodearme de personas de distintas culturas, colores y credos. Sabía bien que parte de mi alegría iba de la mano con el poder interactuar con hombres y mujeres, en apariencias distintos a mí, pero, en esencia, tan parecidos. Escuchar distintos idiomas, conocer distintas formas de ver la vida y comprender que las diferencias nos enriquecen, fueron factores determinantes para saber que debía vivir en una ciudad en dónde confluyeran nacionalidades diversas. Después de haber saboreado muchos países, pisé Alemania por primera vez y mi corazón saltó. No puedo explicar bien qué ocurrió, todavía hoy después de varios años, pero supe que ese país se convertiría, por lo menos por un tiempo, en mi hogar. Munich fue la ciudad elegida y ahí, durante varios años, tuve la dicha de interactuar con personas de distintas culturas, de caminar, sintiéndome tranquila y libre, por calles desconocidas, que se me hacían tan familiares.

“El mundo le pertenece a aquellos que creen firmemente en sus sueños y en que lo tienen todo para hacerlos realidad.”

Mientras estuve de vacaciones en Barranquilla, una noche muy tarde, decidí que, finalmente, iba a publicar mi primer libro. Ya no había nada más que esperar. Me puse en movimiento, toqué las puertas indicadas, conocí a las personas perfectas y, poco a poco, el sueño se fue materializando. Lo escribí en inglés, aunque el español es mi lengua materna. No sé por qué, simplemente, así llegó. Espero pronto tenerlo en muchos idiomas, para compartir, así, un mensaje de amor y de esperanza con personas que hablan lenguas diversas. Hoy, con Creer, El arte de liberarte, en las manos, recibo la verificación de que los sueños sí se hacen realidad.

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_image _builder_version=»3.21.1″ custom_padding=»||140%|» z_index_tablet=»500″][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.21.1″ custom_margin=»|||» custom_padding=»0px|0px|0px|0px» z_index_tablet=»500″][et_pb_row make_fullwidth=»on» use_custom_gutter=»on» gutter_width=»1″ custom_padding=»0px|0px|0px|0px» make_equal=»on» bg_img_1=»https://shadyakarawiname.com/wp-content/uploads/2020/07/conoceme-03.jpg» _builder_version=»3.21.1″ z_index_tablet=»500″][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_image _builder_version=»3.21.1″ custom_padding=»||80%|» z_index_tablet=»500″][/et_pb_image][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_text _builder_version=»3.21.1″ custom_padding=»50px|50px|50px|50px» z_index_tablet=»500″]

ESCUCHA EL LLAMADO DE TU CORAZÓN

Estoy convencida que los ciclos se terminan y que hay que estar muy en sintonía con los dictados de nuestra alma y las señales de la vida. Por eso, luego de varios años, decidí dejar mi casa en Munich. Tenía sed de cambio.

Llegué a Barcelona por un fin de semana, que se convirtió en dos semanas y, luego, en varios años. Aquí he ido recuperando, poco a poco, la espontaneidad y la alegría que con el frío invernal alemán se me iban quedando congeladas.

Aquí, las puertas se me han abierto de par en par y siento que me acerco, cada vez más, a mi verdadera esencia. Soy Psicóloga Clínica con Énfasis en Psicoanálisis y Comunicadora Social y Periodista, de formación. Sentí, sin embargo, que necesitaba encontrar más herramientas para poder acompañar a las personas a atravesar transformaciones profundas. Por eso, con las Constelaciones Familiares, la Astrología, el Reiki, los Registros Akáshicos, la Terapia de Liberación Emocional, entre otras, cree una metodología integral, basada en la Sanación Intuitiva, que me permite tener hoy en día un abordaje más holístico, respetuoso y amoroso para acompañar a las personas a que disfruten al máximo de esta experiencia humana que nos hemos trazado sin olvidar jamás nuestra conexión con lo divino.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.21.1″ background_color=»#bfaee3″ custom_margin=»|||» custom_padding=»0px|0px|0px|0px» z_index_tablet=»500″][et_pb_row make_fullwidth=»on» use_custom_gutter=»on» gutter_width=»1″ custom_padding=»0px|0px|0px|0px» make_equal=»on» bg_img_2=»https://shadyakarawiname.com/wp-content/uploads/2020/07/conoceme-04.jpg» _builder_version=»3.21.1″ z_index_tablet=»500″][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_text _builder_version=»3.21.1″ background_layout=»dark» custom_padding=»50px|50px|50px|50px» custom_padding_last_edited=»on|desktop» z_index_tablet=»500″]

VIVE LA VIDA DE TUS SUEÑOS

Creo en el amor; en que cuando uno quiere lograr algo, lo hace; en que la felicidad depende única y exclusivamente de uno mismo; en que las barreras solo existen en nuestra mente; en que cada uno vive sus propios procesos; en que cada encuentro y cada experiencia traen un aprendizaje; en que todos somos seres maravillosos de luz; en que la gratitud y una sonrisa amplia abren las puertas a la dicha eterna.

En este momento, me siento plena, me siento feliz, me siento afortunada. Se que estoy donde tengo que estar, y eso es un sentimiento que no cambio por nada. Celebro, valoro y agradezco el estar viva y el poder tener el privilegio de elegir ser feliz. La vida de mis sueños es esta. Una vida en dónde cada instante sea de realmente vivir.

Gracias a ti por estar presente, por leerme y por permitirle a tu corazón que vibre, que ame, que sueñe y que crea en la felicidad.

Mucho amor y luz,

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_image _builder_version=»3.21.1″ custom_padding=»||80%|» z_index_tablet=»500″][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

free webinar

Learn how to unleash Your Hidden Potential

>
es_ES